La artritis y la artrosis en las personas mayores

Manos de un hombre mayor apoyado en un bastón

¿Qué es la artritis? ¿Qué diferencia hay entre la artritis y la artrosis?

La artritis es una enfermedad degenerativa producida en las articulaciones. Denominamos “artritis” a más de 100 enfermedades relacionadas con la inflamación y el deterioro de las propias articulaciones.

En cuanto a la artrosis, también denominada osteoartritis, es un tipo de artritis muy común en la cual el cartílago sufre un desgaste previo a la inflamación.

Existen numerosas investigaciones que describen varios tipos de artritis con el fin de clasificarlas en:

  • Artritis no inflamatorias (artrosis).
  • Artritis inflamatorias.
    • Causadas por el depósito de cristales (pseudogota, enfermedad del fosfato cálcico básico, gota).
    • Causadas por infecciones bacterianas y víricas (Staphylococcus aureus, Neisseria gonorrhea).
    • Producto de complicaciones de la enfermedad de Lyme, Parvovirus, Enterovirus).
    • Resultado de procesos autoinmunes.

En algunos casos, esta enfermedad no solo daña las articulaciones, sino que también puede llegar a perjudicar a órganos extraarticulares, como son el corazón, el riñón, el pulmón, el aparato digestivo, el ojo, la piel y el sistema nervioso.

¿Qué tipos de artritis hay?

  • Artrosis u osteoartritis.
  • Artritis degenerativa (ocurre después de una lesión o movimiento repetitivo).
  • Artritis reumatoide (se desarrolla por problemas autoinmunes).
  • Artritis psoriásica (artritis en personas que ya padecían psoriasis).
  • Artritis gotosa (por acumulación de ácido úrico en sangre).
  • Artritis viral (provocada de forma aguda por virus como el parvovirus B19, la hepatitis B y C, VIH y los alfavirus).
  • Espondilitis anquilosante (con el tiempo conlleva la fusión de varias vértebras).

¿A quién afecta más la artritis?

La artritis prevalece, de media, en el 30% de la población mayor de 65 años, y afecta más a mujeres que a hombres: aproximadamente 2 de cada 3 pacientes de artritis son mujeres.

Existe predisposición genética a padecer esta enfermedad.

Las personas con sobrepeso u obesidad tienen más posibilidades de desarrollar artritis en las articulaciones de carga (cadera, rodillas, tobillos y las articulaciones del pie: tarso, metatarso y falanges).

También hay estudios que indican que el comportamiento de la enfermedad es diferente entre distintos grupos:

  • Los esquimales son la población que más la padece.
  • El continente americano tiene un porcentaje de prevalencia de la enfermedad ligeramente superior al del continente europeo.
  • Quienes menos tienen que lidiar con esta condición son las personas de los continentes asiático y africano.

¿Qué ocasiona la artritis?

Cada vez son más los estudios sobre este tema en concreto, y sin embargo, a pesar de los esfuerzos de la ciencia, aún no se ha podido demostrar que los factores que determinan su aparición sean los mismos en todas las personas a las que les ocurre; es decir, las causas que la provocan son varias y diversas.

  • Factores genéticos.
  • Sobrepeso / obesidad.
  • Dieta.
  • Exceso de trabajo o movimientos repetitivos con una articulación.
  • Deformidades óseas previas.
  • Traumatismos.
  • Enfermedades previas son factores de riesgo (diabetes, por ejemplo).
  • Hábito tabáquico.

Factores dietéticos que afectan a la aparición de artritis

Comidas y bebidas que ayudan a retrasar la posible aparición de artritis:

  • Carnes blancas.
  • Comidas o bebidas con omega 3.
  • Comidas ricas en vitamina C y antioxidantes, en especial frutas como la fresa, el arándano, la frambuesa y la granada.
  • Comidas ricas en vitamina D.
  • Probióticos.
  • Vino.
  • Infusiones.

Comidas y bebidas que favorecen la aparición precoz de la artritis:

  • Carnes rojas.
  • Alimentos ricos en gluten, como el pan.
  • Lácteos.
  • Sustancias para procesar el café (las cuales se encuentran en el café que bebemos).
  • Comidas con alto contenido en sal.
  • Comidas y bebidas con alto contenido en azúcar.
  • Comidas ricas en grasas trans.

¿A qué articulaciones afecta más frecuentemente la artritis?

La frecuencia depende, a menudo, de los hábitos, de la dieta y de la vida laboral.

  • Mandíbula
  • Cuello
  • Hombros
  • Codos
  • Caderas
  • Muñecas
  • Manos
  • Rodillas
  • Tobillos
  • Pies

La columna vertebral suele verse menos afectada por esta enfermedad, exceptuando la anteriormente mencionada espondilitis anquilosante.

¿Cómo se empiezan a manifestar la artritis y la artrosis?

El primer síntoma de la artritis suele ser un dolor en las articulaciones. Hay saber distinguir entre dolor articular verdadero y las afecciones que no están en la articulación o que están a su alrededor. Una vez que el médico ha confirmado que los dolores pertenecen a la articulación, debe confirmar su origen, es decir, la causa de la enfermedad. La existencia o no de inflamación puede ayudar a su médico a identificar de qué se trata.

Si no hay inflamación, puede que estemos ante un problema de artrosis.

El primer paso para una gestión eficaz de la enfermedad es un diagnóstico temprano y correcto. Es importante saber distinguirlo correctamente de otras enfermedades con síntomas similares.

La artrosis tiene un inicio y una gravedad variables y no presenta características inflamatorias, como articulaciones calientes o hinchadas. La artrosis suele presentarse con menos de una hora de rigidez matutina y dolor que se agrava con la actividad y mejora con el reposo.

Si existe inflamación, una de las alternativas más plausibles podría ser la artritis inflamatoria. La artritis inflamatoria suele provocar articulaciones calientes e hinchadas, rigidez matutina prolongada y a veces erupciones cutáneas, úlceras orales u otras afectaciones de órganos internos.

¿Cómo se trata la artritis?

Estamos ante una enfermedad que, de momento, es incurable. Sin embargo, contamos con varias opciones paliativas:

  • Medicamentos, cuyo objetivo es obtener la remisión o una reducción significativa de los síntomas y los signos clínicos. Una vía para ello es la farmacológica. Sin embargo, una parte de pacientes con artritis no responden como cabría esperar a los medicamentos actuales aun con tratamientos farmacológicos agresivos.
  • Ejercicios como el pilates, aquagym, tai chi o yoga pueden ser beneficiosos.
  • La pérdida de peso es muy recomendada en pacientes con obesidad o sobrepeso en los que la enfermedad se desarrolla en articulaciones de carga como cadera, rodillas o tobillos.
  • En casos en los que cuesta caminar ,es beneficioso el uso de bastón u órtesis.
  • La órtesis es también muy recomendada en pacientes que padecen esta enfermedad en la base del pulgar.
  • Aplicar calor o frío en la zona puede aliviar los síntomas.
  • El vendaje neuromuscular es posible que ayude a las personas con problemas en la rodilla al mantener la articulación en una posición fija.
  • Cirugía en el peor de los casos.

¿Cómo evitar o retrasar la aparición de la artritis?

  • Tratar de no consumir los alimentos que facilitan la aparición de la enfermedad y comiendo los que la previenen.
  • Rehuir los hábitos que hacen que se manifieste prematuramente, como el tabaquismo o el sedentarismo.
  • Hacer ejercicio.
  • Evitar lesiones.
  • Poner atención en no adoptar posturas forzadas tales como agacharse siempre hincando la misma pierna o arrodillarse y descansar el peso del cuerpo sobre las rodillas con frecuencia o durante mucho tiempo.
  • Si existen antecedentes familiares de esta enfermedad, prestar más atención a los puntos anteriormente mencionados.

 

Bibliografía:

Carmona L. Epidemiología de la artritis reumatoide. En: Manual de la artritis reumatoide. Madrid: Sociedad Española de Reumatología/Wyeth, 2002
Arthritis Basics [Internet]. Centers for disease control and prevention. 2019 [citado 8 marzo 2022]. Disponible en: https://www.cdc.gov/arthritis/basics/index.html

Rheumatoid arthritis. En: Silman AJ, Horchberg MC, editors. Epidemiology of the rheumatic diseases. Oxford: Medical Publications, 1993

Kolasinski, Sharon L.; Neogi, Tuhina; Hochberg, Marc C.; Oatis, Carol; Guyatt, Gordon; Block, Joel; Callahan, Leigh; Copenhaver, Cindy; Dodge, Carole; Felson, David; Gellar, Kathleen; Harvey, William F.; Hawker, Gillian; Herzig, Edward; Kwoh, C. Kent; Nelson, Amanda E.; Samuels, Jonathan; Scanzello, Carla; White, Daniel; Wise, Barton; Altman, Roy D.; DiRenzo, Dana; Fontanarosa, Joann; Giradi, Gina; Ishimori, Mariko; Misra, Devyani; Shah, Amit Aakash; Shmagel, Anna K.; Thoma, Louise M.; Turgunbaev, Marat; Turner, Amy S.; Reston, James (2020). “2019 American College of Rheumatology/Arthritis Foundation Guideline for the Management of Osteoarthritis of the Hand, Hip, and Knee.” Arthritis Care & Research 72(2): 149-162.

Carmona, Loreto. (2002). Epidemiología de la artritis reumatoide. Rev Esp Reumatol. 29. 86-89.

Gioia, Chiara, et al. Dietary habits and nutrition in rheumatoid arthritis: can diet influence disease development and clinical manifestations?. Nutrients, 2020, vol. 12, no 5, p. 1456.

Basu, Arpita; Schell, Jace; Scofield, R. Hal. Dietary fruits and arthritis. Food & function, 2018, vol. 9, no 1, p. 70-77.

Dey, Mrinalini; Cutolo, Maurizio; Nikiphorou, Elena. Beverages in rheumatoid arthritis: what to prefer or to avoid. Nutrients, 2020, vol. 12, no 10, p. 3155.

Radu, Andrei-Flavius; Bungau, Simona Gabriela. Management of Rheumatoid Arthritis: An Overview. Cells, 2021, vol. 10, no 11, p. 2857.

Marks, Michael; Marks, Jonathan L. Viral arthritis. Clinical medicine, 2016, vol. 16, no 2, p. 129.

Pujalte, George GA; Albano-Aluquin, Sheila A. Differential diagnosis of polyarticular arthritis. American family physician, 2015, vol. 92, no 1, p. 35-41.

Publicado en