Sala Snoezelen: estimulación sensorial para personas mayores con demencia

Sala Snoezelen de estimulación multisensorial en la Residencia Txurdinagabarri de Bilbao

¿Qué es la estimulación sensorial o Snoezelen?

La estimulación sensorial, estimulación multisensorial o Snoezelen es un tipo de terapia que se utiliza con personas que tienen alguna o varias capacidades disminuidas, desde niños y niñas con afectaciones en su desarrollo motor o neurológico, hasta personas mayores con deficiencias cognitivas severas y demencias.

Los sentidos nos permiten percibir lo que hay a nuestro alrededor y percibirnos a nosotros mismos, internamente y en relación a nuestro entorno. Son el vehículo que tenemos para comunicarnos y para recibir información. La vista, el tacto, el oído, el olfato y el gusto son sentidos; también lo son el sentido del equilibrio, la percepción del calor, la percepción de las diversas partes de nuestro cuerpo o el sentido del dolor. Los sentidos “activan” nuestro cerebro, y nos permiten “entrenarlo”, fortalecerlo, cargarlo de información, aprender y adquirir conocimientos. Los sentidos nos permiten, en definitiva, desarrollarnos. Los sentidos se unen con diversas partes del cerebro y del sistema nervioso para formar “sistemas sensoriales”.

Las personas que tienen enfermedad mental, trastornos del espectro autista, deterioro cognitivo o demencias pueden sufrir alteraciones en alguno o varios de sus sistemas sensoriales, lo que provoca alteraciones en su desarrollo y en su capacidad de adquirir conocimientos, y pueden presentar también alteraciones en su conducta y en su estado emocional.

Los sistemas sensoriales pueden ayudarnos a “conectar” a estas personas con la realidad que les rodea. A esto se le llama estimulación sensorial, estimulación multisensorial o Snoezelen, y pretende estimular los sentidos de la persona. Se trata de una intervención en la que el objetivo principal es favorecer una sensación de bienestar a través de la estimulación sensorial, proporcionando a los diversos sentidos una experiencia rica y variada en la que toman parte sonidos, luces, colores, olores y experiencias táctiles. Con ella, ayudamos a estas personas a relacionarse con lo que les rodea y a ser conscientes de su propio cuerpo y de su ser.

Este concepto terapéutico surgió en los años 70 y usa la expresión snoezelen, un término formado a partir de dos vocablos neerlandeses –snuffelen y doezelen–, que significan más o menos  “impregnarse de sensaciones” y “relajarse” o “dormitar” (Hulsegge y Verheul, 1987). En la década de los 90, el ámbito científico comenzó a interesarse en este método y se valoró a nivel terapéutico y de ocio. A España llegó hacia el año 2000 y va adquiriendo cada vez más presencia en el ámbito del tratamiento de personas con diversos trastornos, demencias y alteraciones de la conducta.

¿Qué es una sala Snoezelen o aula de estimulación multisensorial?

La actividad de estimulación multisensorial se realiza en un espacio físico denominado “sala Snoezelen” o “aula multisensorial”, que está preparada para proporcionar experiencias sensoriales a través de sonidos, interacciones táctiles, olores, sensaciones de luz, gusto… Normalmente, los espacios Snoezelen tienen diversas zonas en función de los sentidos que se desea estimular, aunque hay elementos de la sala que sirven para estimular varios sentidos a la vez.

Algunos de los elementos que pueden estar presentes en una sala Snoezelen:

  • Lámparas y proyectores de luces de distintos colores, formas e intensidades.
  • Fibras luminosas.
  • Pulsadores, interruptores o paneles táctiles que activan luces o sonidos.
  • Espejos.
  • Objetos de múltiples formas y colores, realizados en diversos materiales y con texturas y grados de dureza diferentes, que son tocados y manipulados por la persona mayor.
  • Columnas de burbujas.
  • Objetos y materiales que producen sonidos y además estimulan el sentido del tacto.
  • Difusores de aromas, objetos aromatizados, aceites…
  • Diferentes tipos de comidas líquidas o sólidas, sal, azúcar…
  • Elementos para la relajación, como colchonetas de vibromasaje, cochones de agua, puffs, asientos, butacas, mecedoras…
  • Reproductores de música.

Utilizando los diversos materiales, las personas sobre las que se aplica este tipo de intervenciones reciben estímulos variados. A veces son quienes conducen la sesión quienes “dirigen” la aplicación de los estímulos y ayudan a la persona participante a tomar conciencia de lo que ocurre y de cómo sus acciones sobre los diversos elementos modifican los estímulos. Otras veces, son los propios pacientes quienes utilizan ellos mismos los objetos y aparatos según su voluntad y la persona que les asiste permanece observando sin tomar protagonismo. A veces se trabaja exclusivamente sobre un sentido, y otras sobre varios a la vez. Dependiendo de cada caso, se usan estímulos más intensos o se busca más la relajación y la tranquilidad.

Otro medio para llevar a cabo la estimulación descrita son los carros de estimulación multisensorial, que básicamente pueden constar de la mayor parte de los elementos descritos, y si bien no son tan completos como una sala equipada ad hoc, tienen sin embargo la ventaja de ser transportables, pudiendo crear un entorno de estimulación multisensorial muy interesante y válido en distintos espacios.

¿Cuáles son los beneficios de la estimulación multisensorial en personas mayores?

(Kwok, 2003) describe alguna de las funciones que se pueden promover en una sala Snoezelen:

  • Relajación.
  • Desarrollo de la confianza en uno mismo.
  • Autocontrol.
  • Incentivar la exploración y capacidades creativas.
  • Establecer una buena comunicación.
  • Proporcionar sensación de bienestar y ocio.
  • Promover la capacidad de elección.
  • Aumentar el tiempo de atención y concentración.
  • Reducir cambios y alteraciones conductuales.

Aunque no hay muchos estudios y los que hay son bastante recientes, la literatura científica indica que este método resulta útil en personas con enfermedades mentales, dolor crónico, en personas con discapacidad intelectual y en personas mayores con deterioro cognitivo.

En el caso de las personas mayores con deterioro cognitivo o demencias como el Alzheimer, se pueden conseguir los siguientes beneficios:

  • Mejora de la conducta y el humor.
  • Disminución de la apatía.
  • Atenuación de las alteraciones conductuales.
  • Disminución de la ansiedad.
  • Mejora del equilibrio en personas con demencia (Van Weert y cols., 2005) (Patrick, G. Andretta, 2008), (Klages y cols., 2011).

En nuestras sesiones de estimulación multisensorial hemos encontrado que este tipo de intervención resulta altamente gratificante para las personas participantes, por el clima que se genera en las mismas, convirtiéndose en un espacio de relajación y estimulación efectivo.

Mencionar asimismo que se encuentran especialmente indicadas en aquellos casos en los que existe un componente de alteración conductual. Así, se observa un mayor grado de relajación tanto en el momento en el que se está realizando la sesión, como en momentos posteriores a la misma, con una generalización de resultados, encontrándose la persona más relajada y con una disminución de conductas disruptivas tales como verbalizaciones repetitivas de verbalizaciones sin sentido en voz alta (estereotipias verbales).

Metodología de la estimulación sensorial

En Aita Menni nos planteamos una metodología funcional y práctica en la vida diaria que implique a diversos profesionales de los Centros. Esto es, bajo la supervisión de Psicología, son distintos los profesionales que pueden llevar a cabo esta intervención.

Las sesiones de estimulación sensorial con personas mayores suelen desarrollarse de manera individual —un/a paciente y un/una terapeuta—, con una duración de entre 30 y 45 minutos.

La estructura de las sesiones es la siguiente:

  • Seguir un ritual de saludo de entrada y despedida y darles información por adelantado de dónde están, con quién y qué van a hacer.
  • Respirar siendo conscientes de ello. Así estaremos en predisposición de relajar a la persona usuaria.
  • Manifestar afecto.
  • Ir nombrando las partes del cuerpo que estamos trabajando.
  • Cuidar siempre la postura de la persona, garantizando en todo momento que se sienta cómoda y relajada.

De forma general, se siguen las siguientes claves de manejo:

  • Crear una atmósfera agradable.
  • Oportunidad de escoger. Atender a las preferencias de la persona.
  • Oportunidad de “vivir en paz”.
  • Derecho a disponer de tiempo.
  • Repetición.
  • Oferta selectiva de estímulos.
  • Actitud correcta del personal que conduce la sesión.
  • Supervisión.
  • Adecuada comunicación afectiva entre persona mayor y terapeuta.
  • Dar tiempo para que la persona se exprese y dé respuesta.

 

Fuentes:

• Concepto Snoezelen (Hulsegge y Verheul, 1987).
• Estimulación multisensorial espacios Snoezelen (Lázaro, Blasco & Lagranja (2010).
• Tesis Doctoral publicada por Patrick, G. Andretta (2008).
• Recursos digitales para el Aula Multisensorial (Fonoll & López, 2010).
• Guía de Prestaciones para Personas Mayores, Personas con Discapacidad y Personas en situación de Dependencia. IMSERSO (2007). Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
• La Estimulación Multisensorial en un espacio snoezelen. Guía práctica para iniciar una intervención en un espacio snoezelen o Sala de Estimulación y Relajación Multisensorial. (Cid Rodríguez, Maria José, 2012).

 

¿Te ha parecido útil este contenido?
Danos tu opinión
Calificación media
4.7 de 5 posibles. 3 votos.
Mi voto:
Publicado en