La diarrea en las personas mayores

Rollos de papel higiénico. Ilustración de artículo sobre la diarrea en las personas mayores.
Calificación media
3.6 de 5 posibles. 201 votos.

 

Qué es la diarrea

Las personas mayores presentan con frecuencia cuadros de diarrea, entendida ésta como un aumento significativo del número de deposiciones que habitualmente realizan. Es común que ese aumento del número de deposiciones vaya acompañado de una variación en la consistencia de las heces, con deposiciones menos consistentes o incluso líquidas, pero no es imprescindible que las heces sean blandas para encontrarnos ante un caso de diarrea.

Tipos de diarrea

Diarrea aguda o gastroenteritis

  • El 90% de estas diarreas tiene causas infecciosas, es decir, están provocadas por la ingesta de microorganismos (generalmente virus) que generan toxinas en el organismo o bien por la ingesta de alimentos que ya contienen alguna toxina. Las personas mayores suelen tener el sistema inmunológico más débil y son más sensibles a este tipo de infecciones.
  • Se trata de diarreas en las que las heces suelen ser líquidas, y dependiendo del origen pueden ir acompañadas de cuadros variables de vómitos o fiebre.
  • Su duración suele ser inferior a las 3 semanas.

En función de su gravedad, la diarrea aguda puede ser de tres tipos:

Leve

  • No hay más de 3 deposiciones al día.
  • No hay dolor abdominal o es poco intenso.
  • No hay fiebre, deshidratación o sangrado rectal.

Moderada

  • Entre 3 y 5 deposiciones diarias.
  • Si existe, el dolor abdominal es moderado.
  • La fiebre no supera los 38 ºC.
  • Aparecen signos de deshidratación débil o ésta no existe.

Grave o severa

  • Más de 5 deposiciones por día.
  • Hay dolor abdominal moderado o severo.
  • Puede haber sangrado rectal.
  • Fiebre superior a 38 ºC.
  • Hay síntomas de deshidratación claros e inmunodepresión.

Diarrea crónica

Se prolonga durante más de 3 semanas y sus causas no son infecciosas, sino otras:

  • Mala absorción de alimentos grasos, medicamentos o lactosa.
  • Inflamaciones intestinales, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn.
  • Alteraciones en la movilidad de los intestinos.
  • Abuso de laxantes.

Síntomas de la diarrea en las personas mayores

Familiares y personas dedicadas al cuidado de mayores deben prestar atención a cambios en el estado general de la persona. La presencia de heces blandas o líquidas es más común en las personas mayores, por lo que a veces es difícil que nos demos cuenta de que estamos ante un caso de diarrea. La apatía, el decaimiento, la postración o la debilidad generalizada, así como la falta de ganas de orinar, la sequedad de piel o los ojos hundidos. La comunicación con la persona mayor es importante, especialmente en el caso de personas con deficits cognitivos, ya que ellas mismas no perciben la situación como problemática.

¿Por qué la diarrea puede ser peligrosa para una persona mayor?

El riesgo más directo asociado a la diarrea es el de la deshidratación, que en el caso de personas mayores puede ser mucho más grave que en el resto de la población, pudiendo conducir incluso a cuadros graves si no se ataja a tiempo. La deshidratación provoca la pérdida de agua y minerales como el potasio, el sodio, el calcio, el fósforo, el hierro o el magnesio, esenciales en la nutrición. La falta de estos elementos puede afectar al funcionamiento de diversos órganos y, si no se soluciona a tiempo, provocar serios problemas de salud e incluso la muerte.

Consejos para evitar la diarrea en las personas mayores

  • Vigilar el estado de conservación de los alimentos.
  • Manipulación correcta de los alimentos observando todas las medidas necesarias de higiene en la preparación: correcto lavado de los utensilios utilizados para la preparación y de los cubiertos, correcto lavado de las manos de las personas que preparan los alimentos y correcto lavado de las manos de la propia persona mayor.
  • Control médico sobre el uso de laxantes.
  • Vigilar los efectos de la toma de medicamentos habituales o de otros de uso esporádico, como suplementos vitamínicos o antiácidos.

Tratamiento de la diarrea en las personas mayores

Diarreas leves

  • El objetivo fundamental es evitar la deshidratación, que puede acarrear otros problemas que dificulten aún más el tratamiento. Para ello, en los casos de diarrea aguda habrá que suspender el consumo de alimentos sólidos y garantizar la ingesta de entre 1,5 y 2 litros de agua al día, en pequeños sorbos cada 15 minutos y a un ritmo de unos 200 mililitros cada 2 horas, sola o con sales de rehidratación. Si la persona mayor presenta dificultades para tragar (disfagia) se pueden usar geles o también sueros intravenosos o subcutáneos.
  • No administrar a la persona mayor bebidas con gas, café, bebidas con cacao ni alcohol.
  • No administrar alimentos durante las primeras 12 horas o hasta que se observe que el número de deposiciones no superen las 3 o 4 al día. Una vez que se alcance este momento, pueden administrarse alimentos líquidos o blandos, como arroz blanco, puré de zanahorias, patatas, cebolla y apio, pan blanco tostado, huevo duro o en tortilla, caldo de pollo sin piel, pollo hervido o a la plancha, pescado blanco magro hervido o a la plancha, jamón cocido, yogur, manzana asada o rallada, membrillo, plátano maduro. Tras su administración, deberemos observar cómo los tolera la persona mayor. Evitar alimentos con lactosa (salvo yogur o requesón), frutas y hortalizas crudas o ricas en fibra, frutos secos, pan negro, alimentos ricos en grasas, embutidos, pescados grasos, conservas, mariscos, fritos y picantes, dulces ni productos con sorbitol o manitol.
  • No administrar antidiarreicos. Podrían causar estreñimiento e impactación fecal.

Diarreas moderadas o graves

  • Poner en práctica las recomendaciones para las diarreas leves.
  • Acudir al médico, que realizará un diagnóstico adecuado y en caso de ser necesario propondrá una medicación.

Diarreas crónicas

  • Poner en práctica las recomendaciones para las diarreas leves.
  • Acudir al médico, que propondrá un tratamiento con pautas de alimentación adecuadas.

 

 

 

¿Te ha parecido útil este contenido?
Danos tu opinión
Calificación media
3.6 de 5 posibles. 201 votos.
Mi voto:

Compártelo en redes sociales o por e-mail

Publicado en